viernes, 31 de mayo de 2013

Sin rastro de los 12 tepiteños desaparecidos en la Zona Rosa



MÉXICO, D.F. (apro).- La madrugada del domingo pasado, 12 jóvenes de Tepito, incluido un menor de edad, salieron a divertirse al antro After Heavens en la Zona Rosa, del que fueron desalojados so pretexto de que se llevaría a cabo un operativo.
Eran aproximadamente las 10 de la mañana y cuando salieron ya los esperaban hombres armados, cubiertos con paliacates a bordo de tres camionetas con logotipos oficiales, quienes, entre forcejeos, se los llevaron, sin que nadie, ni las autoridades locales ni las federales–, sepan a dónde, por lo que sospechan que fueron “levantados”.

Lo único que saben sus familiares es que alrededor de las 10 de la mañana meseros y encargados desalojaron del lugar a los aproximadamente 30 clientes que quedaban porque les informaron que se iba a realizar un operativo policiaco.
La mañana de este jueves, en entrevista con Carmen Aristegui para MVS Noticias, Leticia Ponce, madre de Jerzy Esli Ortíz Ponce, de 16 años, uno de los 12 jóvenes ‘levantados’, afirmó que desde el sábado dejó de tener contacto con su hijo con quien estaba en contacto a través de su radio, pero que desde ese día ya no contestó sus llamadas.
Su preocupación creció cuando supo que otros jóvenes, con los que había salido a bailar su hijo, tampoco aparecen.
La madre de Jaerzy exigió a las autoridades capitalinas que se revisen los videos del antro, porque es la única manera de saber qué sucedió.
Además de Jerzy, también están desaparecidos: Alan Omar Athiencia y Guadalupe Karen Morales, matrimonio de 26 y 24 años de edad, respectivamente, padres de una menor.
Los hermanos Josué y Aarón Piedra Moreno, de 29 y 20 años respectivamente; Jennifer Robles, de 23; Gabriela Téllez, de 34; Montserrat, de 25; Said Sánchez, de 19; Eulogio Fonseca, de 26 y Rafael Rojas, de 33 años. Como la mayoría de los habitantes de Tepito, los desaparecidos se dedicaban al comercio y algunos también al estudio.
A ellos se sumó Gabriela Ruiz Martínez, de 25 años.
La madre de la joven, Mercedes Martínez, acudió a la Procuraduría capitalina luego de que su hija dejara de contestarle el teléfono el domingo pasado y después de obtener, por medio de una amiga de Gabriela, una fotografía que fue tomada en el establecimiento y que comprueba que su hija estuvo en el antro.
Sus familiares interpusieron las denuncias correspondientes pero el asunto no había trascendido hasta que unas 250 personas, entre familiares y amigos de los desaparecidos, bloquearan la tarde y noche del miércoles el Eje 1 Norte, una de las principales vías de acceso a Tepito.
También, a través de las redes sociales, grupos de amigos y de conocidos de los desaparecidos, solicitaron el apoyo de la ciudadanía para localizar a los jóvenes.
“Te vamos a encontrar amigo”, “Te extraño Jeny”, “Por favor Diosito que aparezca”, dicen algunos de los mensajes publicados en los perfiles de Facebook de amigos y familiares de los desaparecidos, junto a los que publicaron las imágenes de los anuncios de CAPEA que contienen la fotografía, datos sobre la desaparición, características físicas y la frase “¿Le has visto?”
Ante los reclamos de los familiares de los desaparecidos, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) anunció la noche del miércoles pasado, que ya inició las investigaciones y que el Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) abrió 12 actas de desaparición.
La PGJDF informó que el caso fue enviado a la Fuerza Antisecuestros para su investigación, cuyos elementos acudieron la mañana de este jueves a colocar sellos de clausura en el After Heavens.
Asimismo, personal de la Subdirección de videovigilancia de la PGJDF tomó fotografías de los alrededores del bar para identificar las cámaras que pudieron haber registrado los hechos.
Revisaron también las dos cámaras de seguridad con las que cuenta el antro, pero afirmaron que no registraron imagen alguna porque estaban descompuestas.
Los inspectores encontraron siete cámaras en diferentes establecimientos, entre las que está una ubicada en un hotel, justo enfrente del establecimiento y una al inicio de Lancaster, en el cruce con Paseo de la Reforma.
Por su parte, Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República (PGR) rechazó que elementos de la dependencia hayan llevado a cabo un operativo en el After Heaven y dijo desconocer totalmente el caso del supuesto levantón.
“En el Distrito Federal ninguno. Nosotros no hacemos operativos. No conozco el asunto, está en el ámbito de la Procuraduría del Distrito Federal. Ya nos juntamos para toda la colaboración que podamos dar y estamos a la disposición.
“El asunto lo tiene la Procuraduría del Distrito Federal, pero evidentemente estamos cooperando y vamos a trabajar con ellos en este asunto”, afirmó.
Antro ilegal
El After Heavens, está en el tercer piso de un inmueble ubicado en el número 27 de la calle de Lancaster, sólo a dos cuadras de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).
Según el jefe delegacional de Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, ese establecimiento operaba de forma ilegal porque no ha renovado su licencia desde 2009.
El establecimiento fue registrado en 2007 con el nombre de Mamá Grande. De día era una marisquería y por la noche funcionaba como antro.
Según relatos de familiares de los desaparecidos, sólo abre de las 3:00 a las diez de la mañana y no cualquiera podía entrar.
En la zona también conocían el lugar como el “Ámsterdam” o el restaurante bar Bicentenario.
No hay indicios de mafia: Mancera
Tras cinco días sin tener noticias de los jóvenes desaparecidos, sus familiares y amigos se manifestaron afuera del After Heaven.
Pancartas en mano, unas 30 personas llegaron al antro alrededor de las 16:30 horas, pegaron fotos y cartulinas con los nombres de cada uno de los jóvenes desaparecidos.
“Nuestros jóvenes no son delincuentes y exigimos que los presenten”, señalan. No queremos un Monterrey donde queman antros y levantan gente, ¿dónde está la ciudad segura?”, dijo una comerciante amiga de los desaparecidos.
Los manifestantes también marcharon la mañana de este jueves de la Secretaría de Gobernación (Segob) a la Plaza de la Constitución, donde se encuentra el Palacio del Ayuntamiento, para ser atendidos por alguna autoridad del gobierno local.
Alrededor de las 13:00 horas fueron recibidos por el secretario de Gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano, y el titular de la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF), Luis González Placencia.
Al término de la reunión, González Placencia reveló la existencia de un testigo que afirma que los tepiteños fueron subidos a unas camionetas “parecidas” a las de agentes federales.
“Él dice que unas camionetas con personas que se presumían que un momento pudieran ser autoridades federales fueron quienes se llevaron a los jóvenes”, explicó.
El ombudsman capitalino dijo que la queja por la desaparición estará a cargo de la CDHDF y no de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a donde la presentaron en un inicio los familiares de los desaparecidos debido a que pensaron que los jóvenes habían sido detenidos por agentes federales.
“Teníamos la presunción de que se trataban de autoridades federales, ahora tenemos otros datos y lo vamos a ver a nivel local. Ahora que sabemos que existe otra posibilidad, de nuevo retomamos la queja”, afirmó González Placencia, quien puntualizó que se investigará si existen “vínculos” con agentes federales.
Revisan videos del C4
Luego de este encuentro, los familiares realizaron otra marcha, de Tepito al antro y de ahí a la PGJDF, donde se reunieron con el subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Edmundo Garrido.
Ya en las oficinas de la dependencia, los familiares recibieron reportes del avance en las indagatorias, en las que todavía no hay indicios del secuestro de los jóvenes ni de los posibles responsables.
También les indicaron que la Procuraduría revisa varias horas de video captados por las cámaras de seguridad del C4, pero aún no se encontraban datos de los sujetos que se habían llevado a los jóvenes.
Además, se les dio a conocer que esta misma noche estaba siendo cateado el bar, con el fin de verificar si contaba con cámaras de circuito cerrado y si éstas captaron los hechos.
Por su parte, en conferencia de prensa, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, afirmó que las investigaciones no han logrado determinar hasta ahora ni el sitio ni la hora ni la forma en que los jóvenes desaparecieron el domingo pasado.
El mandatario afirmó que aún no hay una línea de investigación en concreto, pero explicó que, por el momento se descarta que se trate de un problema de “mafias”.
“No podemos adelantar en este momento una línea de investigación ¿Por qué? porque no tenemos ningún dato que nos hable de un tema de mafias. Si en algún momento de la investigación nosotros tenemos un dato objetivo, así habremos de comentarlo”, afirmó.
Cuestionado sobre las versiones que apuntan a que los jóvenes fueron “levantados” por personas encapuchadas que iban armadas y en vehículos, señaló: “No hay nadie que haya hecho una afirmación de que alguien hubiera entrado por medio de la violencia, o que se hayan visto armas o que se hayan visto vehículos. Todavía no tenemos ninguna declaración en ese sentido”.
Respecto de los videos captados por las cámaras de seguridad que podrían dar luz sobre qué sucedió ese día, el mandatario capitalino dijo que se realiza un análisis integral y que los datos que se obtengan, se guardarán con sigilo para no poner en riesgo la investigación.
Mancera Espinosa aseguró que su gobierno está actuando para resolver este caso y también para reposicionar la imagen de la Zona Rosa. “He dado la instrucción, es simplemente que no se piense o que la ciudadanía no piense que es tierra de nadie, sino que hay presencia de la autoridad y tiene que advertirse que está presente la autoridad”, dijo.
El procurador capitalino Rodolfo Ríos Garza dijo que la dependencia verifica la información aportada por los familiares que denunciaron la desaparición, pero confirmó que la PGJDF no cuenta con una línea específica sobre qué motivó la desaparición.
Tampoco hay algún testigo que señale que un supuesto convoy levantó a los jóvenes. “Ministerialmente en averiguación previa no tenemos ningún dato de que esto haya sido” dijo Ríos Garza.
En el marco de la inauguración de la 19 Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, comentó que la Procuraduría verifica los antecedentes de los jóvenes y datos de dónde habrían estado antes de su visita al bar.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.