sábado, 1 de junio de 2013

Único testigo del levantón de tepiteños “ilocalizable”: PGJDF



MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) sigue sin tener pistas del paradero de los 11 tepiteños que presuntamente fueron secuestrados la madrugada del pasado domingo 26 al salir del antro After Heaven, en la Zona Rosa.
Por lo pronto, sigue la línea de investigación del narcomenudeo, a partir de que dos de las personas desaparecidas, Jerzy Esli Ortiz Ponce, de 16 años, y Said Sánchez, de 19, son hijos de Jorge Ortiz Reyes El Tanque, y Alejandro Sánchez Zamudio El Papis, respectivamente, quienes están en la cárcel por su participación en una organización delictiva dedicada a la extorsión y el narcomenudeo en Tepito, que operó entre 1998 y 2003.

Además, el Ministerio Público de la Fiscalía Antisecuestros ordenó la búsqueda de Ernesto Espinosa Lobo, presunto dueño del bar After Heaven para que rinda su declaración en torno a la desaparición de los jóvenes secuestrados el domingo pasado.
La Procuraduría capitalina también indaga la posible relación entre esta persona con el bar Black, donde la semana pasada fue asesinado un hombre que portaba grapas de cocaína.
Espinosa Lobo se acreditó como responsable del After Heaven en 2011 durante un operativo que ejecutó el Instituto de Verificación Administrativa del DF (Invea), que concluyó con la clausura del lugar.
Desde mayo de 2012 funcionaba con un amparo contra la clausura. Según el Invea, desde entonces mantiene un juicio para revertir el fallo y hacer valer su autoridad.
La noche del miércoles, la Policía de Investigación de la PGJDF revisó las cámaras de seguridad del C4 (centro de videovigilancia) y de diversos establecimientos ubicados en las inmediaciones del After Heaven, también conocido como Mamá Grande, Ámsterdam, o Bicentenario.
Edmundo Garrido, subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la PGJDF, afirmó que durante el cateo realizado al After Heaven, en la Zona Rosa, peritos encontraron “sustancias” que son analizadas para saber si se trata de drogas. También, dijo, se analizan las huellas dactilares halladas en el lugar.
Afirmó que el único testigo que rindió testimonio sobre el secuestro de los jóvenes tepiteños está “ilocalizable” para rendir su declaración ministerial.
El funcionario insistió en que la averiguación previa iniciada es por desaparición y no por secuestro. Calificó el hecho como “atípico” para la ciudad y rechazó que esté ligado al crimen organizado aunque reconoció que sí se investigan los antecedentes penales de los jóvenes desaparecidos en Plataforma México.
A la lista de 11 desaparecidos, entre ellos un menor de edad, se sumó la de otra joven de 25 años llamada Gabriela Ruiz Martínez, de quien no se sabe nada desde el domingo pasado y, se presume, podría haber sido secuestrada junto con los otros.
Su madre, Mercedes Martínez, acudió a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) a denunciar su desaparición, luego de que dejara de contestarle el teléfono desde el domingo pasado y tras obtener por medio de una amiga de su hija, una fotografía tomada en el lugar que comprueba que estuvo en el After Heaven.
Piden intervención de la PGR
Por la tarde, familiares de los desaparecidos se reunieron con autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) para solicitarle su intervención en el caso.
En la sede de la dependencia, fueron atendidos por Iliana García, coordinadora de Políticas Públicas de la Subprocuraduría de Derechos Humanos.
Al salir de la reunión, Eugenia Ponce, tía de Jerzy Ortiz, comentó que la PGR les sugirió “levantar una nueva denuncia” ante un Ministerio Público federal para que pueda coadyuvar con la procuraduría capitalina en la investigación del caso.
“Se solicitará la atracción del caso por lo que tenemos que hacer un nuevo proceso”, dijo.
Leticia Moreno Urrieta, abuela del menor de 16 años, dijo por su parte que la PGR les confirmó que no realizó operativo alguno en el bar de la Zona Rosa
Leticia Ponce, esposa de El Tanque, pidió no criminalizar a su hijo, ya que no tiene nada que ver con su padre.
“Si nos hubieran querido hacer algo, lo hubieran hecho desde que lo metieron a la cárcel”, dijo al tiempo que reiteró su exigencia a las autoridades para que muestren los videos de las cámaras de videovigilancia, colocadas en las inmediaciones de la Zona Rosa. “No sé a quién están encubriendo, hay 19 cámaras”, reprochó.
Después, los familiares de los desaparecidos se dirigieron a la PGJDF, donde fueron recibidos por Ríos Garza para informarles sobre los avances de las investigaciones.
De forma paralela, familiares y amigos de los 12 jóvenes desaparecidos, bloquearon nuevamente Paseo de la Reforma y Eje 1 Norte, para exigir que se muestren las grabaciones de las cámaras de videovigilancia y que los jóvenes sean devueltos con vida.
Un centenar de inconformes bloquearon primero el Eje 1 Norte a la altura de Jesús Carranza, después caminaron hacia Paseo de la Reforma, donde cerraron la vialidad por varios minutos.
Además, señalaron que realizarán un plantón hasta que los jóvenes aparezcan, aunque no especificaron el lugar.

Furnte Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.